Los colectivos causan el 18,5% de la contaminación y ya hay provincias que apuestan por los eléctricos

0
68
los-colectivos-causan-el-18,5%-de-la-contaminacion-y-ya-hay-provincias-que-apuestan-por-los-electricos

En la búsqueda de un desarrollo sostenible, la movilidad sustentable y sus beneficios medioambientales son imperativos de este tiempo. El desafío urgente de defender “nuestra casa” al que alude la encíclica papal Laudato Sí implica contar con transportes no contaminantes.

Según informes oficiales, el transporte genera el 13,8% de gases de efecto invernadero, siendo la segunda causa más importante de GEI, después de la ganadería.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) fijó niveles guía de calidad del aire más estrictos para batallar contra la polución, una de las mayores amenazas medioambientales. Así, el límite máximo de dióxido de nitrógeno aceptable pasó de una media anual de 40 microgramos por metro cúbico a 10.

Pero Argentina sigue dependiendo, en gran medida, de combustibles fósiles y el futuro está en las ventajas que ofrecen los buses eléctricos. Son ecológicos, no necesitan de combustible para funcionar y colaboran con un ambiente más amigable.

El Gobierno presentó un plan, que prevé inversiones por US$ 8.300 millones, para incentivar el cambio a las energías renovables en los próximos años y renovar la flota de transporte público.

Una flota de colectivos renovada en San Juan.

Desde el Ministerio de Transporte de Nación, le informaron a Clarín que a nivel nacional, solo existen dieciocho buses eléctricos en operación. Son los que operan en la red troncal del sistema urbano de transporte público de la ciudad de Mendoza y fueron importados desde China en el año 2019; 12 fabricados en el país asiático por la compañía BYD y 6 por la firma Zhongtong.

“Al igual que la experiencia en la provincia de Mendoza, y la próxima incorporación de 2 buses eléctricos en San Juan, existen varias ciudades en el país que están procurando comenzar a probar las nuevas tecnologías”, especifican desde la cartera ministerial.

Salta, Mendoza y Buenos Aires están probando actualmente buses a gas natural, una herramienta brindada por Scania, Iveco y Agrale; y Tafí Viejo en la Provincia de Tucumán, es pionero en la incorporación de 6 buses que funcionan íntegramente a biodiesel producido a partir de aceite recuperado de las cocinas.

San Juan definió como política de Estado el desarrollo y generación de energías a partir de fuentes sustentables. Renovó el transporte público con una flota de 150 colectivos entre los cuales cuenta con 2 buses eléctricos que funcionarán con energía solar producida por el Parque Ambiental de Anchipurac y estarán circulando durante un año a modo de prueba.

“Fueron prestados por la empresa ColCar y representan el 2.27% del total en Argentina, que son 88 colectivos. Con la prueba piloto que se inicia se empieza a preparar y a estudiar el terreno en la provincia de San Juan para que la carga de los buses eléctricos sea autónoma y sustentable, con energía solar”, explicaron desde la gobernación.

El Gobierno prevé una inversión de 8.300 millones de dólares para fomentar el transporte ecológico. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

Ambas unidades formarán parte del nuevo esquema de conectividad urbana denominado RedTulum, un sistema integral para la movilidad social que amplía la conectividad entre distintos puntos de la provincia y promueve una provincia con menos contaminación ambiental y sonora”.

Si bien el costo de un vehículo eléctrico resulta superior al de un diésel, “su bajo costo operativo asociado a su eficiencia y reducido mantenimiento, compensa la ecuación de manera significativa”, manifiestan las fuentes consultadas por Clarín.

Por lo tanto, evalúan que a la hora de comparar los precios se debería tener en cuenta el impacto que cada uno tiene sobre el entorno en el que se desempeña. Aquí, es donde el eléctrico presenta su mayor ventaja.

Además, estos buses cuentan con la ventaja de cargarse directamente de energía proveniente del sol. La energía eléctrica que almacena en sus baterías es generada en parques solares sanjuaninos. Así, la reducción de emisiones es aún más importante, no solamente se deja de quemar un combustible fósil para que funcione un motor, sino que la cadena que genera esa energía eléctrica también es limpia”, explicaron.

Prueba piloto en Ciudad 

Del 15 de mayo de 2019 al 15 de mayo de 2020, la Ciudad de Buenos Aires desarrolló una prueba piloto para analizar el funcionamiento de este tipo de buses en el ámbito metropolitano. Bajo este paradigma, se incorporaron dos buses bajo la operación de la Línea 59.

“La evaluación fue positiva porque la unidad no tuvo problemas ni generó gastos de mantenimiento. Demostró buenos indicadores desde el punto de vista de satisfacción del usuario y de rendimiento ambiental”, analiza Omar Labouge, director de la Línea 59, en diálogo con Clarín.

Y agrega: ”En el bus eléctrico se aplica la tarifa vigente al igual que en los coches convencionales. El costo del coche durante el período de la prueba se estimaba en 450 mil dólares”.

Sin embargo, desde Transporte advierte que existen importantes barreras financieras para su incorporación a escala. “La infraestructura de la red eléctrica de la Ciudad impide la penetración en el corto plazo de los buses eléctricos. Requiere de una inversión importante”.

Problemas de implementación

“Hoy, la única posibilidad de incorporar estos nuevos vehículos es a través de la importación, principalmente, desde China, donde se encuentran los principales fabricantes”, advierten en el Ministerio de Transporte de Nación.

Y explican que el costo de un bus eléctrico se encuentra en el rango de los 350 a 400 mil dólares, a lo que se debe incorporar los costos de inversión por relacionados con la infraestructura de carga, que pueden ascender hasta los 50 mil dólares por unidad.

“Los buses eléctricos importados, a diferencia de los que funcionan a diesel, no utilizan ningún tipo de parte producida por la industria automotriz nacional, hasta las carrocerías completas son importadas desde el exterior”, enfatizan.

Gabriel Gusso, Agrupación Verde y Blanca, UTA señala que el colectivo eléctrico es al menos tres veces más caro que uno común. “El problema no es la generación de electricidad sino la falta de inversión en la red de distribución (red de tendido eléctrico). Sin infraestructura, los empresarios no van a invertir. A corto y mediano plazo no veo viabilidad. Tiene probabilidades a largo plazo”, resume.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA