Congelamiento de precios: para los economistas “no sirve” y parece un “manotazo de ahogado”

0
87
congelamiento-de-precios:-para-los-economistas-“no-sirve”-y-parece-un-“manotazo-de-ahogado”

Precios cuidados, precios máximos, precios congelados. Hay variedad en las denominaciones pero un objetivo común. Frenar la escalada de los precios de los alimentos impactan en el bolsillo de los consumidores. Pero para los economistas, la medida tiene gusto a otras similares que se tomaron en el pasado y que no sirvieron más que en el calor del momento. 

Roberto Felleti, Secretario de Comercio Interior, dio un paso más al definir precios congelados para más de 1400 productos por 90 días, aun cuando no llegó a ningún acuerdo con los empresarios. Rápidamente salieron distintos economistas a explicar que la medida no suma, que ya se hizo y que sólo tiene tintes electoralistas.

Perfil dialogó con algunos analistas que recogen el guante y anticipan no sólo que este congelamiento será un “veranito adelantado” hasta que termine el 7 de enero, sino  que podría generar problemas financieros importantes para las pymes alimentarias, que ya están en una situación muy compleja. 

“Las más damnificadas volverán a ser la pymes, donde un daño como este puede significar su supervivencia”, analizó el economista Damián Di Pace. 

Precios Congelados: el plan del Gobierno para mantener los precios hasta el 2022

Respecto del congelamiento, Camilo Tiscornia, socio de de C&T Asesores expresó su disconformidad con el congelamiento. “No es solución de nada. No sirve”, indicó y agregó que “en el mejor de los casos puede contener algo un tiempo”.

Para Tiscornia no es más que un recurso de urgencia del gobierno de acá a las elecciones “para mostrar que está haciendo algo y que con eso frena un poco los precios, y a su vez potencia el poder adquisitiva de la ayuda fiscal que está dando, pero con muchísima emisión”, indicó.

El economista expresó que lo preocupante es que desde el gobierno admitan esta como “la” solución para después de las elecciones.

“El gobierno resiste la corrección del tipo de cambio y la devaluación porque eso genera inflación; y en esa lógica avanza con su necesidad de hacerse de los dólares de la exportación y controlar a las empresas para que no aumenten los precios, pero si piensan que esa es la política luego de las elecciones estaremos en un problema”, vaticinó, y agregó. “Para el cortísimo plazo, el congelamiento algo podría aportar, pero el efecto es dudoso porque las empresas pueden aumentar preventivamente y el día que se levanta el congelamiento habrá muchos precios para corregir, con lo cual sólo se posterga la inflación”. 

Finalmente Tiscornia refrendó la idea de que el congelamiento no sirve de nada y fue por más. “En algún punto podes pensar que da una sensación de “manotazo de ahogado”, que es dramático para la situación que estamos viviendo.

Sólo un paréntesis en el tiempo

Por su parte Damián de Pace se expresó en la misma línea que Tiscornia al considerar que esta clase de medidas “sólo logran reprimir precios durante un periodo y luego vuelven a sus niveles de equilibrio”.

Para Almaceneros, hay grandes riesgos de que el congelamiento no llegue a sus socios

Para el titular de Focus Market, en octubre se vieron grandes aumentos porque se había aplicado una represión de precios los primeros meses del año. “Entre marzo y junio las empresas tuvieron Precios Máximos. Luego intentaron recuperar el nivel de equilibrio”; expresó y admitió que “con este congelamiento lo que se va a generar es que el arrastre futuro sea de mayor nivel de precios cuando la medida termine”.

Por otra parte, recordó que la mayor emisión monetaria para financiar el déficit fiscal via expansión del gasto público en plena campaña deja pesos excedentes en la economía que no tienen demanda real, por cual vaticinó que ese excedente también podría retroalimentar los precios de la economía, sobre todo en los bienes básicos. 

Por su parte, el economista Juan Carlos de Pablo estimó que el congelamiento de precios que impuso el Gobierno puede provocar desabastecimiento, y sostuvo que podría haber “algún show con algún supermercado” que no cumpla la medida. “Todas estas medidas terminan siendo selectivas y provocan que no haya un abastecimiento normal, porque están diciendo que un producto, en vez de venderlo, por ejemplo, a $10, hay que venderlo a $2,5”, consideró el economista en declaraciones a Radio Rivadavia. 

A su criterio: “Si todos cumplen y uno no cumple, (el secretario de Comercio Interior Roberto) Feletti va y le aplica la ley, lo sanciona. Pero si medio mundo no cumple, vamos a ver qué puede hacer el Gobierno”.

“Igual no subestimemos la capacidad de cumplimiento, pero puede haber shows para hacer algo con algún supermercado, clausura por ejemplo”, afirmó.

Congelamiento de precios: las empresas de alimentos rechazan la “unilateralidad” del Gobierno

 A la vez, se preguntó: “¿Feletti se mandó solo con esta medida? No sabemos. Hay un poder político absolutamente debilitado y no hay equipo económico. La mayoría de los funcionarios están en campaña y Feletti se manda con la que cree que tiene que hacer”.

El impacto para las empresas y pymes

Y un tema para nada menor, es el impacto que podría llegar a generar el congelamiento entre las empresas, en especial cuando se trata de un universo tan distinto entre grandes y pequeñas.

Para Damián Di Pace el gobierno habla de mesas de coordinación con proveedores pero será imposible ponerlas en práctica porque es un mercado muy atomizado.

“Dado que el congelamiento termina el 7 de enero próximo, la gran empresa no le aceptará ningún aumento a la pyme hasta esa fecha; pero para las pymes que ya venían con retraso de quizá 60 a 90 días, deberán asumir otros 90 días de congelamiento de precios. COn esta situación es de esperar que entren en un cuello de botella financiero porque seguramente ellas sí tendrán aumento de precios en insumos y materias primas, con lo cual muchas terminan en el camino”, anticipó el director de Focus Market.  

Así, el economista señaló que una vez más, “las más damnificadas vuelven a ser la pymes. Las empresas grandes tienen otra musculatura económico-financiera para soportar eso que le genera un daño en sus balances. Sin embargo, para las pymes ese daño puede ser su supervivencia”, anticipó. 

También te puede interesar