21.1 C
Santa Fe
jueves, 30 noviembre, 2023

En EE.UU., mucha gente ya no quiere trabajar como antes de la pandemia y renuncia

Pero algo cambió entre tanto en la mente de los trabajadores: ya no aceptan los trabajos que hace dos años tomaban gustosos. Los puestos de trabajo penosos físicamente o en ambientes laborales estresantes y agotadores son rechazados por los estadounidenses. Esto llevó a que cadenas como Amazon, Wal Mart y McDonald’s subieran sus salarios.

En EE.UU. el sueldo se mide por paga horaria. El 14 de septiembre pasado la agencia Reuters informaba que Amazon, el mayor minorista en línea del mundo también dijo que pagaría una bonificación de inicio de 3.000 dólares en algunas de sus tiendas y que el salario por hora podría llegar a 22,50 dólares. Amazon fue uno de los primeros minoristas en establecer un salario mínimo de 15 dólares por hora en 2018. Amazon había anticipado en mayo que pagaría alrededor de 17 dólares de salario promedio.

La política de Amazon es un caso entre muchos miles de grandes, pequeñas y medianas empresas que se esfuerzan por encontrar personal. Muchas veces no lo logran. Los medios lo llaman la Gran Renuncia. Siguen algunas cifras, tomadas del sitio The Week:

►2,9%: es el porcentaje de la población económicamente activa que renunció a su trabajo en agosto.

4,8%: la tasa de desempleo de Estados Unidos en septiembre, el “mínimo pandémico”

293.000: las solicitudes de subsidio de desempleo de la semana pasada, otro “mínimo pandémico”

►309.000: las mujeres de 20 años o más que dejaron de trabajar en septiembre

182.000: los hombres que se incorporaron a la población económicamente activa en septiembre

►10,4 millones: son los puestos de trabajo sin cubrir en EEUU, segun datos del Departamento de Trabajo.

►51% de los propietarios de empresas afirman tener puestos de trabajo vacantes que no pueden cubrir (dato de la Federación Nacional de Empresas Independientes)

►48%: es el porcentaje de la población activa que busca un nuevo empleo o está pendiente de las oportunidades que surjan (dato de Gallup de julio)

►4,3 millones: los puestos de trabajo que han desaparecido con la caída de la participación laboral de la población activa

22: el número de economistas encuestados por The Wall Street Journal, de un total de 52, que predijeron que la participación laboral nunca volverá a los niveles anteriores a la pandemia

40%: es la proporción de los 4,3 millones de personas que renunciaron en agosto a sus empleos en restaurantes y hoteles

►930.500: la caída de los empleos en restaurantes y bares en septiembre respecto a febrero de 2020

►12,7%: el aumento del salario por hora en bares y restaurantes en agosto frente a febrero de 2020

7,3%: aumento del precio de las comidas en restaurantes en septiembre frente a febrero de 2020

3,6 millones: el número de nuevos jubilados entre febrero de 2020 y junio de 2021

Las historias que reflejan el fenómeno

Muchas historias personales se cuentan en los medios estadounidenses sobre el fenómeno de la “Gran dimisión”. El portal NPG.org presenta un informe que se titula: “A medida que la pandemia retrocede, millones de trabajadores dicen ‘renuncio'”.

Es el caso de Jonathan Caballero. En 2020, a los 27 años,este desarrollador de software se dio cuenta de que la vida pasaba demasiado rápido mientras estaba encerrado en su casa de Hyattsville, Maryland. Caballero imaginó una vida en la que podría terminar un día de trabajo con un baño de mar, en lugar de un largo viaje a casa. Así que cuando su empleador empezó a llamar para que volviera a la oficina a tiempo parcial, se resistió a los 45 minutos de viaje. Empezó a buscar un trabajo con mejores opciones y rápidamente consiguió varias ofertas. “Creo que la pandemia ha cambiado mi mentalidad, ahora valoro mucho mi tiempo”, dice Caballero.

Caballero sabía cuando aceptó un trabajo a distancia el año pasado que algún día tendría que volver a la oficina. Pero después de 10 meses, ya no está dispuesto a desplazarse, ni siquiera tres días a la semana. El nuevo puesto que acaba de aceptar le permitirá trabajar a distancia todo lo que quiera. Por eso, mientras arregla su patio trasero y construye una nueva valla para su perro, sueña con un futuro más allá de su oficina en el sótano, quizá cerca de una playa. “Necesito pagar las cuentas, así que tengo que trabajar”, dice. Pero ahora cree que el trabajo tiene que adaptarse a su vida, y no al revés.

A medida que la pandemia cede, la gente está dejando sus trabajos en busca de más dinero, más flexibilidad y más felicidad. Muchos se están replanteando qué significa el trabajo para ellos, cómo se los valora y cómo pasan su tiempo. Esto está provocando un aumento espectacular de las dimisiones: sólo en abril, un récord de 4 millones de personas renunciaron a sus puestos de trabajo, según el Departamento de Trabajo.

En tiempos normales, el hecho de que la gente renuncie a su trabajo en gran número es señal de una economía sana con abundantes puestos de trabajo. Pero estos no son tiempos normales. La pandemia provocó la peor recesión de la historia de Estados Unidos, y millones de personas siguen sin trabajo. Sin embargo, los empresarios se quejan ahora de la grave escasez de mano de obra. “No hemos visto nada parecido a la situación actual”, dice Daniel Zhao, economista del sitio de empleos Glassdoor. Los hoteles y restaurantes que sobrevivieron a la pandemia se enfrentan a un nuevo reto: la escasez de personal.

Leer más: EEUU: miles pueden perder su trabajo por no vacunarse

La pandemia ha dado a la gente todo tipo de razones para cambiar de rumbo y de trabajo. Algunas personas, sobre todo las que trabajan en empleos mal pagos en restaurantes, se están yendo en busca de mejores salarios. Otros pueden haber trabajado en empleos que no eran adecuados, pero estaban esperando a que pasara la pandemia antes de renunciar. Y algunos trabajadores dejan sus puestos porque temen volver a un lugar de trabajo inseguro.

Los trabajadores de restaurantes y hoteles lideran las renuncias. Más de 740.000 personas que renunciaron en abril trabajaban en el sector de hoteles, bares y restaurantes, parques temáticos y otros lugares de ocio.

Jeremy Golembiewski sugiere el porqué. La semana pasada, tras 26 años en el sector gastronómico, dejó su trabajo como director general de un local de desayunos en San Diego. La pandemia tuvo mucho que ver.

El trabajo se había vuelto demasiado estresante, marcado por la escasez de personal y las constantes batallas con los clientes. Jeremy contrajo Covid-19. Cuando en diciembre California entró en un periodo de cuarentena por segunda vez, Golembiewski tuvo que elegir entre trabajar seis días a la semana o tomar un permiso. Se acogió al permiso, fue una decisión fácil.

Ahora, Jeremy Golembiewski busca un trabajo con mejor horario para poder pasar más tiempo con su mujer, Cecelia, y sus hijos Michaela, de 5 años, y Alexander, de 1.

La vida de Golembiewski cambió. Pasa el tiempo haciendo “cosas divertidas”, como montar una sala de juegos en su garaje para sus dos hijos pequeños y cocinar la cena para la familia. A sus 42 años, se hizo una idea de lo que podría ser la vida si no tuviera que trabajar entre 50 y 60 horas a la semana en el restaurante y perderse la cena de Acción de Gracias y la mañana de Navidad con su familia.

“Quiero ver cómo se iluminan las caras de mis hijos de 1 y 5 años cuando salen y ven el árbol y todos los regalos que me he pasado seis horas por la noche montando y sacando”, dice Golembiewski, que consiguió su primer trabajo en un restaurante a los 16 años como lavaplatos en la cadena Big Boy de Michigan.

Ahora, en lugar de volver al trabajo la semana pasada, Golembiewski dimitió, poniendo fin a su larga carrera en la gastronomía y a los cheques de desempleo del gobierno, que le han proporcionado un colchón para pensar en lo que hará después. Con ahorros suficientes para uno o dos meses, está afinando su currículum, trabajando en sus habilidades de mecanografía y empezando a presentarse a entrevistas para trabajos que son nuevos para él: venta al por menor, seguros, entrada de datos. Lo único que tiene claro es que quiere trabajar 40 horas semanales: no más.

greatResignation.png

La masificación del teletrabajo cambió la visión de mucha gente hacia la rutina de trabajar en una oficina a muchos kilómetros de su casa.

El trabajo a distancia cambió los corazones y las mentes, señala el informe de NPG.org. La gran migración al trabajo a distancia en la pandemia también ha tenido un profundo impacto en la forma en que la gente piensa sobre cuándo y dónde quiere trabajar.

“Hemos cambiado. El trabajo ha cambiado. La forma de pensar sobre el tiempo y el espacio ha cambiado”, dice Tsedal Neeley, profesor de la Harvard Business School y autor del libro Remote Work Revolution: Succeeding From Anywhere. Los trabajadores anhelan ahora la flexibilidad que les da la pandemia, que antes era inalcanzable, dice este experto.

Alyssa Casey, investigadora del gobierno federal, había pensado a menudo en dejar Washington D.C. para irse a Illinois, para estar cerca de sus padres y hermanos. Pero le gustaba su trabajo y su vida en la ciudad, yendo a conciertos, restaurantes y horas felices con los amigos.

Con todo eso en suspenso el año pasado, ella y su marido alquilaron una casa en Illinois justo antes de las vacaciones y formaron una “burbuja pandémica” con su extensa familia durante el largo invierno pandémico. Esto ha renovado su deseo de hacer de la familia una prioridad. Ella y su marido están ahora seguros de que quieren quedarse en Illinois, aunque ella tenga que dejar su trabajo, que ha estado haciendo a distancia. “Creo que la pandemia ha permitido ganar tiempo”, dice. “Tienes más tiempo para pensar en lo que realmente quieres”.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS