Mencionado en el crimen de Trasante, aceptó una condena a 10 años por otro feroz ataque

0
35
mencionado-en-el-crimen-de-trasante,-acepto-una-condena-a-10-anos-por-otro-feroz-ataque

>>Leer más: Aceptó 16 años de cárcel por un intento de homicidio por 100 mil pesos

Así, tres de los cuatro imputados por este episodio encargado al parecer a modo de venganza ya admitieron mediante procedimientos abreviados los cargos que les achacaron mientras todavía sigue imputado otro preso apuntado como instigador: el “Gordo Brian” González, quien cumple en Piñero una condena a 16 años por el asesinato —en 2014— de Any Rivero, una chica que estaba en la puerta de un boliche en Capitán Bermúdez cuando pasaron disparando contra la fachada desde un vehículo.

Un trabajo

Rodrigo V. fue baleado la noche del 18 de julio de 2020 en Empalme Graneros. Según la investigación de Avila el ataque fue pergeñado desde Piñero por el Gordo Brian con el objetivo de vengar el crimen de Lucas Daniel Coppola, un joven asesinado mientras hacía un trabajo de albañilería en una casa de Cullen al 900. Con la intención de atacar a un soldadito de una banda rival, González le ofreció a Zenón cien mil pesos para que consiguiera un sicario que ejecutara el atentado.

Zenón había llegado a los 18 años a Piñero por la tenencia de un arma de fuego y al parecer comenzó a trabajar en conseguir “mano de obra” para distintos hechos criminales pergeñados desde los pabellones. Así como llegó a estar mencionado en la logística empleada al menos respecto de la movilidad de los sicarios que mataron a Trasante, en este caso González le ofreció a este joven cien mil pesos para que consiguiera un sicario para matar a un soldadito de una banda rival.

Fue así que Zenón contactó a su padrastro, Araya, para ofrecerle el trabajo. En tanto González hacía lo mismo con su hermano Toloza, a quien encomendó encargarse de conseguir las armas, una moto y un auto.

>>Leer más: El trasfondo narco y económico de un intento de homicidio a un chico de 16 años

Pasadas las 22 del 18 de julio de 2020 Araya y Toloza sorprendieron al pibe en Garzón al 300 bis. El Tata se encargó de los disparos que alcanzaron al adolescente en el tórax y le causaron lesiones tan graves que si bien no le provocaron la muerte lo dejaron parapléjico. Luego ambos huyeron en una moto Honda Wave y un auto Chevrolet que se utilizó de apoyo.

Muestra

Cuando en septiembre de 2020 fueron imputados los cuatro sospechosos el fiscal caracterizó la planificación del ataque como una muestra de cómo se manejan desde la cárcel los enfrentamientos territoriales por el narcomenudeo, además de la evidencia de que ese tipo de ataques y balaceras tienen una recompensa económica. “Siempre te dan 80 palos, 100 lucas”, le había dicho Zenón a su padrastro al ofrecerle la tarea.

Fue entonces que el Gordo Brian terminó imputado como instigador, Zenón como partícipe primario y Toloza y Araya como ejecutores del delito de “homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria en grado de tentativa”. En el caso de Toloza, también se le imputó haber portado ilegalmente una pistola 9 milímetros Taurus y otra Bersa del mismo calibre cuando fue apresado, el 8 de septiembre de 2020, en Cullen al 900 bis.

La teoría del fiscal se refuerza con la aceptación de los cargos por parte de otros dos acusados. En el caso de Zenón, la pena de diez años se unifica con su condena anterior en 13 años y siete meses de cárcel.