Calentamiento global: la ONU advierte que los países están muy lejos de las metas necesarias

0
65
calentamiento-global:-la-onu-advierte-que-los-paises-estan-muy-lejos-de-las-metas-necesarias

El informe puso de manifiesto la insuficiencia de dichos compromisos que, dijo, “prevén una reducción de las emisiones para 2030 del 7,5%, cuando se necesita un 30% para estar en los 2 , y del -55% para +1,5 ” grados respecto al nivel preindustrial.

Esta reducción debería ser “cuatro veces mayor para ser compatible con +2 y siete veces mayor para estar en el +1,5.”, explicó Anne Ohloff, una de las autoras del informe. “Hubo progresos pero estamos muy lejos de lo que necesitamos”, añadió, antes de la COP26 que comienza la semana próxima en el Reino Unido, en la ciudad escocesa de Glasglow.

Las “Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional” (NDC) se presentan cada cinco años y reflejan los compromisos de reducción de emisiones de los países. Los anteriores compromisos, presentados por los cerca de 200 firmantes del Acuerdo de París, llevaban al mundo a un aumento de temperaturas de entre 3 y 4 grados sobre el nivel preindustrial.

Además de los NDC, que reflejan objetivos a corto plazo, 49 países que representan el 57% de las emisiones mundiales se comprometieron oficialmente a alcanzar la neutralidad carbono a mediados de este siglo, en 2050 la mayoría, aunque otros lo fijan en 2060 o 2045.

Estos compromisos dan “algo de esperanza”, según el informe, porque situarían el calentamiento global en medio grado menos, +2,2 .

G20, al banquillo

Sin embargo, los expertos que realizaron el informe del Pnuma advirtieron sobre el riesgo de que no se cumplan estas previsiones, ya que, por ejemplo, los países del G20 -que representan el 80% de las emisiones globales- no están respetando sus anteriores NDC, mientras sus estrategias para alcanzar la neutralidad carbono son “vagas”.

Después de que las medidas tomadas en 2020 para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus redujeran las emisiones de gases de efecto invernadero en un 5,4%, se espera que este año se sitúen apenas por debajo de las de 2019, que fue un año récord.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió que las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron un nuevo récord el año pasado y aumentaron a un ritmo más rápido que el promedio anual en la última década pese a la reducción temporal durante los confinamientos por el coronavirus.

El informe del Pnuma criticó también que los Estados no aprovecharon la pandemia para incluir la transición verde en sus planes de recuperación económica, ya que solo entre el 17-19% de las inversiones son susceptibles de reducir las emisiones.

“Tenemos ocho años para reducir casi a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero y tener una posibilidad de limitar el calentamiento global a +1,5 . Ocho años para poner en marcha planes, llevar a cabo las políticas, ejecutarlas, y finalmente lograr los recortes. El tic tac del reloj suena con fuerza”, afirmó en el informe Inger Andersen, directora ejecutiva del Pnuma.

Una de las claves de acción para reducir las emisiones pasa por acabar con el uso de las energías fósiles. Sin embargo, otro informe del Pnuma, publicado la semana pasada, mostró que las previsiones mundiales de producción de carbón, petróleo y gas eran más de dos veces superiores a las compatibles con el objetivo de +1,5 . “El mundo debe despertar ante el peligro inminente que nos acecha como especie”, advirtió Andersen.

La semana pasada, el Parlamento Europeo también pidió más ambición a los países para lograr los objetivos de reducción de emisiones.

Los objetivos establecidos por el Acuerdo de París en 2015 preocupan en la actualidad a los eurodiputados, ya que existe la posibilidad de sobrepasar los 3 grados centígrados de calentamiento para 2100, en comparación con los niveles preindustriales.

En este sentido, sostienen que la Unión Europea (UE) debe ser líder en la lucha contra el cambio climático y prometen trabajar para “garantizar que el paquete climático de la UE se ajuste plenamente” a esos objetivos.

Niveles de CO2

La abundancia de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzó una nueva cifra récord durante 2020 con una tasa de crecimiento anual por encima de la media que se promedió entre los años 2011 y 2020, según el último Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que indica que esta tendencia se mantiene durante el año en curso.

La concentración de dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero más importante, alcanzó en 2020 las 413,2 partes por millón (ppm) y se sitúa por encima del 149 % sobre los niveles preindustriales. Estos valores ya fueron a su vez superados: el pasado 3 de abril, se registraron 421,21 partes por millón (ppm) en el observatorio de referencia mundial, Mauna Loa, Hawai.

“La cantidad de CO2 superó el hito de las 400 ppm en 2015. Y solo cinco años después, rebasamos las 413 ppm. Esto no es una mera fórmula química y unas cuantas cifras en un gráfico. Conlleva repercusiones negativas de primer orden para nuestra vida cotidiana y nuestro bienestar, para el estado de nuestro planeta y para el futuro de nuestros hijos y nietos”, afirmó el secretario general de la Organización, Petteri Taalas.

El dióxido de carbono es un gas que se caracteriza por su larga duración en la atmósfera y, por tanto, el nivel de temperatura que observamos actualmente persistirá durante varias décadas, aunque las emisiones se redujeran rápidamente hasta alcanzar un nivel neto cero. Se trata de una inercia climática que asegura altas temperaturas aún si hoy mismo se tomaran las medidas más drásticas: es que el CO2 ya está en la atmósfera y seguirá allí por muchos años, de hecho, por varios siglos.

Aproximadamente la mitad del CO2 emitido actualmente por las actividades humanas permanece en la atmósfera, mientras que los océanos y ecosistemas terrestres absorben la otra mitad.

El boletín alerta sobre la posibilidad de que, en el futuro, los océanos y los ecosistemas terrestres puedan perder su eficacia como “sumideros” de CO2.

A la vez, también se disparan los niveles de metano y de óxido nitroso, otros dos gases de efecto de invernadero. Las concentraciones de metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), equivalieron, respectivamente, al 262 % y al 123 % con relación a los niveles de 1750, el año elegido para representar el momento en que la actividad humana empezó a alterar el equilibrio natural de la Tierra.

El CO2, como hace tres millones de años

Taalas destacó que el boletín manda un mensaje científico contundente a los negociadores que asistirán al 26º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP26) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

“Si se mantiene el actual ritmo de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, el incremento de la temperatura a finales de este siglo superará de lejos el objetivo establecido en virtud del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 o 2 °C por encima de los niveles preindustriales”, afirmó. “Estamos muy lejos del camino marcado”.

Al mismo tiempo, alertó que el dióxido de carbono se mantiene en la atmósfera durante siglos y todavía más tiempo en los océanos.

“La última vez que la Tierra registró una concentración comparable de CO2 fue hace entre tres y cinco millones de años. En esa época la temperatura era de 2 a 3 °C más elevada, y el nivel del mar, entre 10 y 20 metros superior al actual, pero entonces no había 7800 millones de personas en el planeta”, explicó.