Perotti y Javkin fueron increpados en la marcha y recibieron reclamos por la inseguridad

0
47
perotti-y-javkin-fueron-increpados-en-la-marcha-y-recibieron-reclamos-por-la-inseguridad

“Tenemos que movernos, los rosarinos tenemos que agitarnos, empujar a los políticos para que hagan algo”, había pedido Leandro Pérez, empujado por la impotencia y la angustia del asesinato de su hermano. Un importante grupo de personas fue hasta el Monumento a pedir justicia y seguridad. Y algunos se mostraron muy enojados con la presencia de Perotti y Javkin, quienes también estuvieron acompañados por la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck, entre otras autoridades.

“Hablamos con la familia de Joaquín esta mañana y nos comprometimos con el intendente que íbamos a estar aquí”, sostuvo el gobernador ante los micrófonos, mientras Javkin se acercó a los manifestantes que lo increpaban —muchos de ellos familiares de víctimas de la inseguridad— e intentó dialogar con cada uno.

El intendente aceptó los reclamos de los manifestantes: “La reacción de la gente es natural. Es lo que siente la gente”.

El hermano de Joaquín Pérez rescató que el gobernador y el intendente “vinieron hasta acá y dieron la cara. Yo lo que pido es que no haya violencia, la violencia es lo que mató a mi hermano”.

javkin.jpg

“Esto tiene que cambiar, la gente está cansada. No tenemos que seguir anestesiados, tenemos que movilizarnos”, remarcó Leandro.

Sin banderías políticas ni colores partidarios, la única imagen por sobre las cabezas de los manifestantes era la cara de la víctima en un pasacalles junto a la leyenda “Justicia por Joaquín”. Entre la gente, las consignas “justicia” y “seguridad” se repetían en cartulinas amarillas e improvisados carteles escritos a mano.

Indiana, viuda de Joaquín Pérez, apenas si pudo mascullar unas pocas palabras. “Agradezco a todos por haber venido. Justicia por Joaquín, es lo único que voy a decir, justicia por Joaquín”, indicó.

“Voy a escuchar lo que los vecinos tengan que decir, acá estamos”, señaló el intendente en medio del pedido de la gente, dejando ver que iba a permanecer en el lugar para escuchar a la gente.

hermano joaquin.jpg

Tanto el gobernador como el intendente quedaron cara a cara en varias oportunidades con los manifestantes, algunos de los cuales eran familiares de víctimas de la inseguridad en Rosario.

No obstante eso, Perotti sentenció: “Hablamos con el intendente, sabíamos adónde veníamos, pero nos habíamos comprometido con la familia a acompañarlos y así lo estamos haciendo”.

Después de algunos minutos, el gobernador debió retirarse del lugar en medio de insultos y de objetos que le arrojaron.

>> Leer más: De Rosario Sangra hasta hoy, cinco años de una deuda del Estado que no cede