Ministros bajo la lupa: el Gobierno prepara un tablero de control para acelerar la gestión

0
47
ministros-bajo-la-lupa:-el-gobierno-prepara-un-tablero-de-control-para-acelerar-la-gestion

Con el objetivo de aceitar la gestión y “optimizar” el manejo y la distribución de los recursos, el Gobierno pondrá en marcha un tablero de control con el que Alberto Fernández podrá hacer un seguimiento en tiempo real del funcionamiento de cada ministerio y acelerar la redistribución de las partidas presupuestarias.

Se trata de una iniciativa del jefe de Gabinete, Juan Manzur, y es la continuidad del reperfilamiento que tras las PASO implementó el Gobierno en su equipo de colaboradores. En la próxima reunión de ministros, prevista en principio para el miércoles 3 de noviembre, al cabo de la gira del Presidente, habrá un anticipo de cómo operará.

“Nos va permitir hacer un seguimiento más cercano de cada área y de la evolución de los programas que impulsa cada ministro y en función de eso tomar decisiones”, explicaron en el primer piso de Casa Rosada. Entre otras cuestiones, precisaron que la herramienta que diagrama el equipo de Manzur le posibilitará al jefe de Estado “optimizar” la gestión, asegurarse el cumplimiento de las metas y detectar más rápidamente ministros con altos niveles de subejecución y en función de eso “redistribuir las partidas” presupuestarias que no sean utilizadas hacia otras carteras.

A sabiendas de que en el funcionamiento del Estado surgen imprevistos que pueden conllevar demoras, en el Gobierno aclaran que “se evaluará caso por caso”. “Vos podés tardar 45 días entre que iniciás el trámite para una obra, cuando generalmente te lleva 30 días. Pero no pueden pasar 90 días”, ejemplificaron. Esta situación no ocurrió una vez durante 2020: varios ministros mostraron problemas para implementar los programas que proponían entusiasmados en reuniones con el Presidente. 

Así, la subejecución en algunos ministerios fue un tema recurrente durante la pandemia y generó internas feroces en el Gobierno. El más emblemático fue el del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat durante la gestión de María Eugenia Bielsa, una de las primeras en dejar su cargo tras ser cuestionada por el kirchnerismo duro.

La medida no es original, porque ya hubo un antecedente de un tablero de control durante el macrismo, que manejaba el tándem conformado por Gustavo Lopetegui y Mario Quintana. Pero sí representa toda una novedad para el funcionamiento del Frente de Todos, que se intentó diferenciar del estilo de conducción “empresarial”.

Santiago Cafiero, el antecesor de Manzur, contó inicialmente con la información en planillas excel y luego, especialmente tras la queja de Cristina Kirchner contra los “funcionarios que no funcionan”, intentó implementar un “Mapa del Estado” similar. Pero el manejo radial del equipo que impuso Fernández en los dos primeros años le impidió fijar condiciones.

Pero, desde que asumió, con una impronta ejecutiva por sus seis años como gobernador de Tucumán y otros tantos como ministro de Salud de la Nación, Manzur avisó que pretendía cambiar esas pautas y moldear un equipo más verticalista. Así, con acuerdo del Presidente, ya en la primera reunión de Gabinete les pidió a los ministros que detallen cada programa que llevan a cabo y el nivel de evolución y objetivos a corto, mediano y largo plazo. 

Juan Manzur y Alberto Fernández, el 20 de septiembre, día de la jura del jefe de Gabinete. Foto AFP

El Gabinete tiene que ponerse en clave de gestión que es lo que está esperando la ciudadanía”, lanzó en aquella ocasión, en lo que fue una autocrítica y la advertencia de que la nueva etapa requería mayor intensidad por parte de los ministros. 

Ahora, a poco más de un mes de los cambios, tanto el Presidente como el jefe de Gabinete se muestran conformes con el funcionamiento de todos los ministros (“Están trabajando todos muy bien y en equipo”, coinciden en la intimidad), a pesar de que las versiones se multiplican y hay funcionarios, especialmente del área económica, cuya continuidad después de las elecciones generales es una incógnita. En ese contexto, en Casa Rosada aseguran que por el momento “nadie piensa hoy en más cambios”, pero admiten que “una oxigenación siempre es una posibilidad”. Dependerá, sostienen, del resultado electoral. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA