Antonio Caló no se rinde y presiona para lograr un asiento en la futura conducción de la CGT

0
99
antonio-calo-no-se-rinde-y-presiona-para-lograr-un-asiento-en-la-futura-conduccion-de-la-cgt

De acuerdo con el arreglo preliminar que se cerró la semana pasada entre diferentes sectores sindicales -y que hasta este domingo seguía en pie-, el metalúrgico Antonio Caló se queda afuera de la futura conducción de la CGT, que será elegida en un congreso el proxímo jueves.

El jefe de la UOM se venía postulando para el cargo desde hace tiempo y sonaba como número puesto, por pertenecer a un gremio de peso y tradición, para integrar la cúpula cegetista.

Pero el resto de los gremios decidieron, en la reunión de la semana pasada en UPCN, que los nuevos co secretarios generales de la CGT sean Héctor Daer, del sector de los “Gordos” pero que cuenta con el aval de los “Independientes”, el barrionuevista Carlos Acuña, y alguien que responda a Hugo Moyano, posiblemente su hijo Pablo.

Antonio Caló se retira hace unos meses de la Quinta de Olivos. Foto Lucía Merle.

Aunque se llamó a silencio -no contestó los llamados ni los mensajes de Clarín-, Caló busca meter presión para lograr un asiento en la conducción de la central.

Es más: este lunes habrá una reunión en SMATA en la que se supone los gremios industriales saldrán a respaldar la postulación del jefe metalúrgico.

El argumento que repiten desde ese sector es que en la futura cúpula estarán representados los gremios de servicios -Sanidad de Daer; Estacioneros de Acuña; y Camioneros de Moyano- y ninguno de la actividad industrial. Y abundan: “El secretario adjunto será Andrés Rodríguez, del personal público”.

El criterio es que la conducción debe ser colegiada para que las diferentes tribus sindicales estén representadas en el actual proceso de unidad.

“Cambalache”

El esquema que se definió en la reunión del jueves en UPCN es que deben ser tres los co secretarios y no cuatro, lo que permitiría la incorporación de Caló.

“Cuatro sería un cambalache”, le bajó el pulgar a la idea un importante dirigente cegetista.

Pero en la CGT hay algunos que dicen que es mejor ampliar a cuatro y dejar a todos los sectores conformes.

“Hay que mirar bien la realidad y ser cuidadosos para que nadie se enoje ni queden heridos”, plantea un dirigente que participa de las negociaciones más finas.

Pero entre los que definieron que Caló debe quedar afuera argumentan que el metalúrgico “ya fue” secretario general cegetista.

Y que además aunque quede herido tampoco podría hacer demasiado. “¿A dónde ser iría? ¿La UOM se va a ir de la CGT?”, se preguntó un miembro de la mesa chica cegetista.

Una razón por la que marginan a Caló de la futura conducción de la central obrera peronista es su perfil político.

Últimamente se muestra muy alineado con la Casa Rosada y en la CGT pretenden mostrar autonomía del Poder Ejecutivo.

Para conformarla, a la UOM posiblemente le dejen una secretaría importante de la CGT, como la gremial (podría ocuparla Caló o Abel Furlán).

SMATA apoya las pretensiones de Caló. Pero además juega en la interna con los Moyano.

Ricardo Pignanelli, de SMATA, apoya el reclamo de Antonio Caló. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

Eso genera suspicacias. “¿Quieren dos de los tres co secretarios?”, se preguntan en un gremio poderoso.

El Congreso normalizador y de elección de autoridades de la CGT está previsto para el jueves en Obras Sanitarias. Hasta ahí podrían continuar las presiones y negociaciones.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA