Pfizer y Sinopharm para chicos: 10 claves sobre las diferencias entre vacunas y un dato decisivo

0
87
pfizer-y-sinopharm-para-chicos:-10-claves-sobre-las-diferencias-entre-vacunas-y-un-dato-decisivo

En el mundo existen actualmente cuatro vacunas que se aplican a menores de 12 años: Sinopharm, Sinovac, Soberana II y Pfizer. La primera y la última son las marcas que compró Argentina, pero sólo la china se utiliza para la población de 3 a 11 años. La estadounidense, que fue recientemente aprobada en su país desde los 5 años en adelante, aquí por ahora se destina sólo a los adolescentes, con la misma dosis que se usa para los adultos.

Existe una serie de diferencias entre ambas vacunas, que van desde la tecnología con la que son fabricadas, la necesidad o no de una dosis diferencial para los chicos, la información con la que se cuenta sobre la eficacia y también el modo en que ocurrió el proceso de aprobación en cada caso:

1- La tecnología que utiliza la vacuna de Pfizer es de ARN mensajero, mientras que la que la de Sinopharm es de virus inactivado. La primera es la tecnología de vanguardia en vacunas. Su estreno se dio con la pandemia de coronavirus. En adolescentes se han detectado algunos casos de miocarditis. Por el contrario, la vacuna de Sinopharm es la vacuna más tradicional de las disponibles y la que menos efectos adversos ha generado.

2- La dosis utilizada para los chicos varía con una y otra marca. En el caso de Pfizer, los ensayos han arrojado que en menores de 12 años debe administrarse la tercera parte de la dosis que se les da a los adultos. Viene en una nueva presentación pediátrica. Para Sinopharm, la decisión fue que la dosis sea la misma para los chicos que para los adultos. El tamaño de la dosis surge del mejor equilibrio posible entre la seguridad del medicamento y la inmunogenicidad.

3- Hay diferencias en la información con la que se cuenta de una y otra vacuna. Mientras Sinopharm hizo público su ensayo de fase 1 y 2, que refleja que se trata de una opción segura y que proporciona un robusto nivel de anticuerpos, no se han conocido aún los resultados de fase 2-3 que darían cuenta de la eficacia del medicamento. Este ensayo se realiza en Emiratos Arabes y, según el Gobierno, la ANMAT contó con esa información antes de recomendar su uso de emergencia.

Un vial de la vacuna de Sinopharm. Foto: Bloomberg

4- En el caso de Pfizer, el laboratorio hizo públicos su resultado de eficacia, que fue del 90,7 por ciento en chicos de 5 a 11 años. La información fue difundida a través del sitio web de la FDA, órgano de control sanitario estadounidense. También se indicó que no hubo casos de Covid grave ni de síndrome inflamatorio multisistémico en niños, una afección postviral grave”.

5- Con relación a la seguridad de la vacuna de Pfizer, la compañía indicó que “no hubo casos de miocarditis o pericarditis (inflamación del corazón o alrededor del corazón), pero no ha habido suficientes voluntarios en el estudio para poder detectar efectos secundarios muy raros”.

6- Fue la primera vez que Pfizer brindó datos públicos de una estimación de la eficacia de su vacuna contra el coronavirus en chicos; su informe anterior sólo indicaba que el fármaco producía una sólida respuesta inmunitaria. Es decir, esos mismos datos que hasta ahora se han hecho públicos para la vacuna de Sinopharm.

7- ¿Por qué la ANMAT no dio a conocer la información sobre Sinopharm de la que, según se dijo, dispone, tal como como lo hizo la FDA con Pfizer? La explicación oficial es que esos datos son confidenciales y sólo pueden ser publicados si el laboratorio lo autoriza. Sinopharm publicó en The Lancet los resultados de fase 1 y 2, pero no liberó la difusión de la información de fase 3.

La nueva presentación de Pfizer para chicos de 5 a 11 años. Foto: AP

8- Las autoridades de la Sociedad Argentina de Pediatría aseguran que cuando se reunieron con funcionarios del Ministerio de Salud había arriba de la mesa una carpeta con -según les aseguraron- la información de fase 3 a la que había accedido la ANMAT. Pero que no podían contarles detalles y estadísticas de los resultados precisamente por la confidencialidad a la que están atados.

9- La diferencia de tecnologia entre la vacuna de Sinopharm y la de Pfizer llevó a que el ex presidente de la SAP, Omar Tabacco, le dijera a Clarín que para él resultaba más confiable para los menores la primera vacuna que la segunda, justamente por tratarse de un método de fabricación clásico y ya probado en vacunas del calendario oficial que se utilizan para combatir otras enfermedades.

10- Hay un dato decisivo sobre el nivel de eficacia de las vacunas. Esto es, la clave que debería permitir al Estado decidir si el beneficio probado es superior al eventual costo. En el caso de Pfizer esa información fue difundida públicamente (el nivel de eficacia es similar que en los adultos). En Sinopharm aún es una incógnita. Transparentar esa información sería relevante para consolidar la confianza de la población y evitar “baches inmunitarios”, en pos de lograr la ansiada inmunidad de rebaño.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA