“¡No tengo nada, soltame!”: la súplica desgarradora de una mujer arrastrada por dos delincuentes

0
26
“¡no-tengo-nada,-soltame!”:-la-suplica-desgarradora-de-una-mujer-arrastrada-por-dos-delincuentes

El video dura apenas 57 segundos, pero alcanza para provocar rabia e impotencia. Una mujer es abordada por dos jóvenes delincuentes en la puerta de una casa del partido bonaerense de Quilmes. La acorralan y arrastran unos metros para intentar robarle la mochila. Por suerte, no lo consiguen y deciden escapar ante los gritos de un vecino que reacciona desesperado

La víctima fue abordada en la puerta de un domicilio de la calle 25 de mayo, entre Uriburu y Derqui, a unas diez cuadras de la peatonal comercial de la ciudad. Llevaba una bolsa de consorcio y esperaba que la atendieran cuando dos delincuentes que caminaban por la vereda de enfrente cruzaron la calle y la acorralaron.

El ladrón de pelo teñido de rubio simula estar armado: lleva su mano derecha a la cintura pero no saca nada, mientras la víctima grita del pánico. El otro asaltante -de gorra roja, musculosa y pantalón corto- intenta arrancarle la mochila y la tira al piso.

La mujer cae al piso pero los delincuentes no retroceden ni la sueltan: “¡No tengo nada, soltame!”, ruega ella desesperada. Su cabeza golpea varias veces contra el asfalto. Los agresores recién deciden escapar cuando escuchan los gritos de un vecino: “Soretes”, se oye en el video que rápidamente se viralizó en las redes sociales.

Impactante video: le tiró una reja a dos motochorros que habían robado una moto

Sin lograr su objetivo los ladrones salen corriendo por la calle 25 de mayo en dirección a Derqui y pasan frente a la cámara de seguridad que acaba de grabar la secuencia completa, la misma que tres días antes registró otro robo en la vereda de enfrente. 

Ese caso ocurrió el domingo 16 de enero a las 12.47. Una pareja fue abordada por dos motochorros cuando bajaban de un auto en la puerta de su casa. No parecen ser los mismos que en el caso anterior. 

Uno de los delincuentes -el que no lleva el casco- baja de la moto y amenaza con un arma de fuego a las víctimas. De esa manera consigue despojarlos de distintos elementos de valor. El robo dura menos de diez segundos y por suerte nadie termina herido.   

LN cp

También te puede interesar