Los subsidios energéticos se duplicaron en dos años y llegaron a los US$ 11.000 millones

0
30
los-subsidios-energeticos-se-duplicaron-en-dos-anos-y-llegaron-a-los-us$-11.000-millones

El ministerio de Economía disponía de $ 623.862 millones para subsidios energéticos durante 2021. Tras la difusión del resultado fiscal de diciembre -donde las subvenciones energéticas se comieron más de $ 116.000 millones del presupuesto-, las erogaciones para mantener las boletas de luz y gas a precios bajos alcanzaron a 1,1 billón de pesos, o más de US$ 11.000 millones al tipo de cambio oficial.

Fue casi el doble de lo presupuestado.

De esta forma, la promesa del ministro Martín Guzmán, de mantener el peso de los subsidios dentro del PBI a mismos porcentajes en 2021 que en 2020- no fue posible.

El peso de los subsidios energéticos en el PBI es cercano al 2,4%. Es menor que en las anteriores administraciones del kirchnerismo (llegaron a morder un 3,5% del PBI en 2014), pero también casi duplica el nivel de subvenciones que habia dejado la administración de Mauricio Macri. En 2019, tras sucesivos importantes aumentos de tarifas, el Estado destinó un 1,4% del PBI a subsidios.

En 2015, cuando terminó el mandato de Cristina Fernández de Kirchner, los subsidios energéticos bordeaban los US$ 19.000 millones. En 2019, cuando caducó el mandato de Mauricio Macri, estaban en US$ 6.000 millones. En dos años de gestión, la actual administración casi los duplicó.

La estatal Cammesa consumió $ 700.000 millones en gasto público. Mientras tanto, las distribuidoras de luz del interior aumentaron sus tarifas, para mejorar sus márgenes, pero no le están cobrando a los clientes el costo real de la electricidad. La subvención en este servicio supera el 60%.

Cammesa también debía buscar regularizar la situación de las distribuidoras (en especial las de Buenos Aires) con esa administradora. Como a Edesur y Edenor no les alcanza lo que recaudan para pagar la electricidad, se van generando “quebrantos” (pérdidas) que se traspasan a Cammesa. Las deudas generadas en 2020 se iban a regularizar en 2021. Pero eso no sucedió y ahora hay que arreglar la situación de dos años consecutivos.

Los subsidios son para afrontar los mayores  costos de generación eléctrica y abastecimiento de gas. Lo que pagan los usuarios por las tarifas resulta insuficiente para cubrir ese costo.

En la ley de presupuesto de 2021, el ministro de Economía Martín Guzmán planeaba que los subsidios se mantuvieran en torno al 1,7% del PBI, como había sucedido en 2020. Para lograrlo, buscaba que hubiera subas en los servicios al ritmo de la inflación. Pero el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, desacordó con esa política del ministro y terminó aplicando su estrategia.

La suba de la luz en Buenos Aires fue del 9%. Guzmán pidió la renuncia de Basualdo, pero la misma no se consumó. El ministro fue crítico del esquema de subsidios que no cambió.

Durante el período 2016-2019, con los fuertes aumentos de tarifas, se redujo el peso de los subsidios energéticos sobre el total del PBI, con el consecuente ahorro fiscal en ese sentido. Ahora, las subvenciones comienzan a comerse una mayor parte del presupuesto, como sucedió en los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta.

La Oficina de Presupuesto del Congreso posee distintos números que la anterior gestión de la secretaría de Energía, pero no cambian la tendencia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA