Argentina, 1985: en la piel de Luis Moreno Ocampo

0
13
argentina,-1985:-en-la-piel-de-luis-moreno-ocampo

El largometraje dirigido por Santiago Mitre, con Ricardo Darín interpretando al fiscal Julio César Strassera y Peter Lanzani en el papel de Luis Moreno Ocampo, se estrena en las salas de cine el proximo jueves 29 de septiembre. Su exitoso paso por el Festival de Cine de San Sebastian concluyo con broche de oro al recibir el Premio del Publico del encuentro cinematografico español en su septuagesima edicion. “Es un honor y se suma a el camino hermoso que está haciendo una película que cuenta una historia tan Argentina, pero al mismo tiempo tan universal”, declaró su productor Axel Kuschevatzky.

El exfiscal Luis Moreno Ocampo habló con NOTICIAS sobre el film. En él, su personaje es interpretado en la cinta por Lanzani. Aquí nos relata los detalles de la génesis de la premiada pelicula, cómo se desarrolló el guión de la dupla de Santiago Mitre – Mariano Llinás y que aspectos de la vida del letrado resaltaron en el film.   

NOTICIAS: ¿En qué aspecto pudo contribuir con la producción del film?

Luis Moreno Ocampo: Santiago Mitre, preparando la película, me entrevistÓ un par de veces y uso un libro mío como fuente. Leí el guion de la película. Legalmente, a los personajes públicos se le puede presentar sin consultar, pero ellos quisieron mostrarme el guión por si había algún problema específico. Me parece que la película es una oportunidad muy buena para rediscutir el significado del Juicio a las Juntas, que para mí es como la Revolución de Mayo, con un impacto similar.

NOTICIAS: Una de las fuentes de la cinta fue su libro “Cuando el Poder Perdió el Juicio” ¿Tuvo algún reparo en que se basara en el libro?

Moreno Ocampo: La película es una ficción, basadA en hechos reales y es una película de Santiago Mitre.  Los caracteres presentan las ideas de Santiago. IntentÉ ayudarlo para mostrarle la influencia de los sistemas legales en la características de los personajes. Más allá de las diferencias entre Julio, yo, los jueces y los defensores, todos teníamos una misión. La misión legal que teníamos definía mucho nuestra actividad, incluso para los chicos jóvenes que llamamos como parte  del equipo. Intente mostrar a Santiago como nuestra misión influenciaba en nuestro comportamiento.  

NOTICIAS: Al leer el guión ¿Cómo vio reflejado su vida personal y su relación con Julio Strassera?

Luis Moreno Ocampo: Yo tuve una relación muy entrañable con Strassera. Julio me dejo a mí dirigir la investigación y en la audiencia pública, cuando Julio tuvo un rol muy protagónico, compartíamos todo en todo momento. Tuvimos una relación muy entrañable. Fue un hallazgo en el guión, al focalizar en los dos fiscales, en el equipo de la fiscalia y en los testimonios, y todo una cosa compleja se pone en una historia más pequeña. Me preguntaron sobre mi historia personal y tomaron algo que fue influyente, una parte de mi familia son militares. El padre de mi mamá fue general y los hermanos de ella, todos estudiaron en el colegio militar y fueron coroneles. Yo apreciaba y valoraba a los militares porque los que conoci fueron honestos, responsables y solidarios. Mi tío que era todo eso dejó de hablarme, creo que ese conflicto con mi familia militar fue lo que tomaron de mi historia personal para la película.   

NOTICIAS: Del Juicio a las Juntas al Tribunal Penal de La Haya, ¿qué impacto tuvo ese proceso judicial en su carrera?

Moreno Ocampo: Siempre pensé que fui como un jugador de futbol que comenzó jugando en la final de la copa del mundo para Argentina. No había algo más importante, eso era lo mejor del mundo. Me quedé como fiscal dos años más en los juicios de Camps y de la policía de la provincia de Buenos Aires. Después Julio Strassera se fue y ocupe su lugar. Fui fiscal en el Juicio de Malvinas, de muchos casos de corrupción y de la última rebelión militar. Después me fui de la fiscalía y pensé que ya había hecho lo más relevante de mi vida. Estaba hecho. Resulta que me invita Stanford y después Harvard a dar clases como profesor invitado y me parecía espectacular. En ese momento, me llaman por teléfono y me dicen que mi trabajo en el Juicio de las Juntas me instaló como el candidato máximo a ser el primer fiscal de la Corte Penal Internacional. Fui a una entrevista en New York y a los tres meses me designaron. El Juicio de las Juntas pasó de ser la obra más valiosa de mi vida a ser mi entrenamiento para organizar la primera fiscalía mundial permanente.

NOTICIAS: ¿Qué influencia tiene el film en el contexto actual?

Moreno Ocampo: Los diseños legales son invisibles. La gente que no es abogada no lo ve, y la gente que es abogada ve detalles. Entonces las cosas fundamentales, como la prohibición de matar o torturar, son cosas que los abogados no discuten porque son obvios. Sin embargo, en la vida, la gente tiene que volver a rediscutirla. La película nos remite a lo básico, no se puede matar, el derecho a un juicio justo. Aun Videla. Todos tienen derecho a un juicio justo y eso fue lo que paso en 1985.

NOTICIAS: ¿Qué legado rescata del Juicio a las Juntas en la actualidad?

Moreno Ocampo: El Juicio de las Juntas consolidó la democracia como nada de lo que se había hecho. Hasta el año ’83, todos los gobiernos democráticos habían sido derrocados antes de que terminaran su mandato. El juicio terminó con los grupos civiles que se apoyaban en los militares para hacer un golpe de estado. Eso, cambió todo, ahora hay libertad. En aquella época no había libertad. El libro “El principito” había sido prohibido. Estaba prohibido a la gente el reunirse. Las personas por tener ideas con cierta particularidad podían ser secuestradas y desaparecidas. Esa libertad que conseguimos fue consolidada por el juicio a las Juntas.

Galería de imágenes