Samsung: la historia del coleccionista de arte que fundó un gigante tecnológico global

0
18
samsung:-la-historia-del-coleccionista-de-arte-que-fundo-un-gigante-tecnologico-global

Cuando escuchás Samsung, una cosa que te viene a la mente es “smartphones” o el principal competidor de Apple en celulares, o televisores “inteligentes”. Sin embargo, la compañía es mucho más grande que eso.

Aunque en el siglo XXI es conocido por su serie de celulares Galaxy, Samsung es un conglomerado gigante de Corea del Sur que produce casi de todo, y que pertenece a una de las familias más ricas de Corea del Sur.

El grupo Samsung es el holding de empresas más grande de Corea del Sur. Tiene 80 empresas afiliadas.

Una de sus empresas insignia, Samsung Electronics, es la compañía individual más grande de Corea del Sur.

Samsung fue fundada en 1938 por Lee Byung Chul, quien pertenecía a una rica familia surcoreana, que tenía un negocio de propiedad de tierras.

A diferencia de muchas historias de hombres de negocios exitosos, Lee Byung Chul no tenía ningún problema financiero.

Un inicio comercial

Lee Byung Chul tuvo el talento para administrar una empresa y convertir una pequeña actividad comercial en un gran negocio global.

Estableció una pequeña empresa dedicada a la importación y exportación de productos perecederos que denominó Samsung Sanghoe.

La compañía, radicada en la ciudad de Daegu, se sostuvo en la venta de pescado seco y frutas mientras Corea estuvo ocupada por Japón.

Sin embargo, luego de la Segunda Guerra Mundial, Samsung amplió su actividad a través del proceso de alimentos y la fabricación textil.

La empresa transportaba alimentos para el hogar, como fideos y pescado seco por toda Corea del Sur.

Pronto comenzó a exportar productos a China y otros países.

Lee Byung Chul convirtió una pequeña actividad comercial en un gran negocio global.

¿Quién fue Lee Byung Chul?

Lee Byung Chul era el heredero más joven de la rica y reputada familia terrateniente Yangban. Nació el 12 de febrero de 1910 en el condado de Uiryeong.

Tuvo un paso esporádico por la universidad de Waseda en Tokio, Japón, ya que decidió dejar los estudios para centrarse en los negocios familiares. En 1938 fundó Samsung, una palabra que significa tres estrellas en coreano.

Lee Byung Chul fue padre de 8 hijos. Uno de ellos, Lee Kun Hee, se convirtió en el segundo presidente de Samsung después de la muerte del fundador del grupo.

La segunda hija de Lee Byung Chul se casó con el presidente de la compañía LG. En 1956, Lee Sok Hee se casó con un heredero de la familia Keumsung, los dueños del grupo LG.

Según la tradición coreana, el matrimonio se considera en gran medida como un contrato económico o el desarrollo de relaciones comerciales, especialmente si el matrimonio es entre los herederos de dos grandes grupos comerciales.

Se supone que debe fortalecer la relación profesional en el mercado. Sin embargo, este matrimonio creó tensión entre LG y Samsung cuando LG comenzó a liderar en Corea del Sur en la industria electrónica. La relación entre dos hogares empeoró. Después de esto, Samsung también comenzó a expandirse en el mercado de la electrónica.

De izquierda a derecha: Lee Kun Hee, Lee Byung Chul y Lee Sok Hee.

Una guerra clave

Volvamos a Lee Byung Chul, quien amplió su negocio comercial a los textiles después de la guerra de Corea.

Durante ese conflicto, el ejército de Corea del Norte tomó el control de la ciudad de Seúl. Debido a esta invasión, Lee Byung Chul tuvo que trasladar todas sus operaciones comerciales a la ciudad de Busan, al sur de la península coreana.

Después de la guerra, EE. UU. comenzó a invertir en Corea del Sur. Hubo una fuerte afluencia de equipos y maquinarias, lo que llevó a Lee a expandir su negocio.

En 1961, el nuevo gobierno de Corea del Sur aplicó políticas de protección que beneficiaban a las empresas locales.

Samsung aprovechó la oportunidad para su industria textil y abrió la fábrica de lana más grande en Corea del Sur.

¿Por qué Lee Byung Chul expandió Samsung?

Samsung era una pequeña compañía comercial de un empresario joven y talentoso. ¿Cómo pasó a ser un gigante global?

Lee Byung Chul era un gran fanático de la industrialización. Quería transformar Corea a través de la industrialización y expandir a Samsung en todas las industrias posibles.

La expansión de Samsung comenzó después de 1950, de la guerra de Corea. Debido a las inversiones y la maquinaria que llegaban a Corea desde los Estados Unidos, Lee Byung Chul aprovechó la oportunidad y estableció primero un ingenio azucarero y, poco después, la fábrica de lana más grande de Corea para entrar en el sector textil.

A medida que el negocio creció, Lee Byung Chul también se aventuró en otros sectores comerciales como finanzas y seguros.

En 1960, Samsung comenzó a abrirse camino en la industria de la electrónica. Se convirtió en líder del mercado cuando lanzó su primer producto: un televisor en blanco y negro.

Samsung tuvo pronto varias divisiones electrónicas como semiconductores, telecomunicaciones y hardware. Luego comenzó a fabricar teléfonos, máquinas de fax y otros dispositivos a gran escala. Avanzó tan rápido que 1992 se convirtió en la empresa de producción de chips de memoria número uno a nivel internacional. En 1995 Samsung construyó el primer televisor con pantalla LCD. Incluso fue el primero en construir un avión de combate KF-16 para la Fuerza Aérea de Corea del Sur.

Lee Byung Chul (primero desde la izquierda) en una reunión de trabajo en Samsung.

La estrategia de los chaebol

El mayor grupo empresarial surcoreano es un ejemplo de los conglomerados conocidos como “chaebol”, empresas familiares que producen una enorme variedad de productos.

Este tipo de empresas permitieron que Corea del Sur pasara de ser una nación sin perspectivas económicas a convertirse en una potencia. De esas empresas, Samsung es el grupo más poderoso y conocido.

La mayoría de los chaebol fueron montados por los “scions” de las familias terratenientes, es decir, miembros jóvenes de familias ricas y famosas.

En su caso, Lee recibió 30.000 wones por parte de su familia, un monto que equivalía a 2.000 salarios mensuales promedios en aquel entonces. Y así, producto de una fuerte herencia y del movimiento de los chaebol, nacía Samsung.

De todas formas, no todos los jóvenes que recibieron de su familia cifras homólogas tuvieron éxito.

Gran parte del recorrido de Samsung se explica a partir de la adaptación que tuvo el empresario de los contextos socioeconómicos fluctuantes en aquel entonces.

Samsung es una de las marcas globales de mayor reputación.

La muñeca política del fundador de Samsung

En 1947, cuando Corea se independizó del Imperio Japonés, Lee tomó la decisión de trasladar la empresa a Seúl, porque consideraba que era el lugar más propicio para crecer y asumiendo riesgos.

En 1948, formó una alianza con Cho Hong-jai para dar origen a Samsung Moolsan, hoy conocida como Samsung C&T, dedicada al comercio y la construcción.

Además de todos los cambios suscitados por la independencia, Samsung tuvo que atravesar otro escollo: la guerra de Corea.

Lee mantuvo relaciones cordiales con Rhee Syng-man, quien lideró a Corea del Sur durante la guerra y encabezó la reconstrucción del nuevo país emergente luego del conflicto. Su estrecha relación con el político le permitió tener acceso a contratos más rentables.

Algo parecido sucedería más tarde, cuando el ejército coreano organizó un golpe militar en 1961. Lee Byung hizo un trato con el jefe del régimen militar, Park Cheng-hee. El pacto que establecieron fue liderar la reconstrucción de la nación.

En aquel momento, Corea era una de las naciones más pobres de Asia. El plan transformador tenía como objetivo convertir al país de una potencia industrial. La idea era que las grandes empresas importen materias primas y tecnología para luego exportar los productos finalizados.

Del comercio a la industria y más allá

Park estaba convencido de que la transformación debía estar encabezada por un conjunto de chaebol cuidadosamente seleccionadas.

De esta manera, Corea comenzaba su trasformación y Samsung lideraba el movimiento impulsado por Park.

En un principio, el grupo Samsung se enfocó en la industria ligera. Sin embargo, en 1969 fundó Samsung Electronics.

Actualmente, el grupo es el mayor productor de pantallas LCD, LED y chips de computadoras.

Además, en la década del 70’ el gobierno de Park eligió Samsung para que se convirtiera en el líder de la industria de construcción naval que estaba emergiendo en aquel entonces.

Hoy Samsung Heavy Industries es el segundo mayor fabricante de barcos del mundo.

Un liderazgo paternalista

Las habilidades de liderazgo de Lee Byung estuvieron asociadas a la capacidad de aprovechar los distintos contextos y generar oportunidades.

Sin lugar a duda, establecer vínculos oportunos con la gente indicada fue un factor clave para el crecimiento del grupo en manos del empresario.

De todas formas, ésta no fue su única virtud.

El empresario surcoreano también fue reconocido por su destacada labor empresarial, administrando hasta el más mínimo detalle del grupo.

Desde 1957 hasta 1986 participó en todas las entrevistas de contratación, desde los puestos más chicos hasta los más preponderantes.

Su objetivo como líder era cultivar una imagen paternalista y humanitaria entre sus empleados. El grupo ha conseguido mantenerse como un conglomerado familiar, incluso en los momentos más difíciles.

Lee Byung Chul en una práctica de caligrafía oriental.

Un coleccionista de arte

Lee Byung Chul murió a los 77 años el 19 de noviembre de 1987 a causa de un cáncer de pulmón. Su hijo Lee Kun Hee siguió su legado y se convirtió en el segundo presidente de Samsung.

Llevó el negocio de la electrónica de Samsung a un éxito global. Lee Kun Hee murió el 25 de octubre de 2020.

Además de ser un magnate de los negocios, Lee Byung Chul también era un ávido coleccionista de arte. Le encantaba llenar su casa con pinturas y caligrafías.

Según el director de dos museos de arte que posee Samsung Group, Lee Chong Sung, Lee Byung Chul era muy meticuloso con sus decisiones de compra.

La familia tiene una de las colecciones de arte y tesoros nacionales más grandes de Corea. Tras la muerte de Lee Byung Chul, Ho-Am, el museo de arte propiedad de Samsung, se abrió al público para su visita.